Arquitectura e interiorismo

REFORMA INTEGRAL  DE UNA VIVIENDA EN ZARAGOZA

Fecha:3 agosto, 2021 Categoría


“Las rosas no son rojas, el detalle sí lo es» Dominic Riccitello

Nos enfrentamos, de nuevo, a una vivienda en un edificio de construcción relativamente reciente en que se nos emplaza de una parte a mejorar la eficiencia energética y el comportamiento frente a las bajas temperaturas y de otra, a lograr una reconfiguración total de la zona de día, baños y dormitorios.

EL PROYECTO :

Resuelve en la zona de día un espacio abierto y una cocina con más capacidad, partiendo de la implementación en esta de un dormitorio/estudio. La cocina, en origen mínima, se convierte en el corazón del estar sin estar completamente abierta. 
Un proyecto en el que ahondamos en el maridaje de diferentes texturas y acabados. Bambú, roble y fresno juegan con lacas, textiles y porcelánicos de diferentes relieves y acabados, acentuados y potenciados con luces indirectas y piezas de mobiliario cuidadosamente elegidas.

Fotografías : Estefanía Abad ©

 

DATOS DEL PROYECTO


SITUACIÓN : Zaragoza.
SUPERFICIE ÚTIL CERRADA : 94m²
SUPERFICIE ÚTIL ABIERTA : 10m²
SUPERFICIE CONSTRUIDA : 123m²

PROYECTO : Marzo de 2021.
EJECUCIÓN :  04.2021 – 07.2021
ARQUITECTURA e INTERIORES : A54insitu
DIRECCIÓN TÉCNICA : A54insitu
GESTIÓN INTEGRAL DE OBRA : A54insitu

LA CLAVE DEL PROYECTO


Como siempre os comentamos, en nuestros trabajos hay un elemento fundamental que hace que toda la propuesta se sostenga, funcione, cobre sentido y sobre todo se materialice sin perder la esencia de su concepción pero adaptándose a la particularidad y singularidad del cliente.

La sensibilidad de la propiedad es factor clave. Nos obliga a ir un paso más allá en nuestro nivel de autoexigencia en cada trabajo, a saber conservar lo irrenunciable de la idea, a preservar el fundamento de la misma dotándola de los matices que harán suya la vivienda sin que pierda el gesto que la hace sólo suya.

MIMO, PRECISIÓN Y DETALLE.


Cuando llegamos dónde estamos ahora, esto es, la reforma terminada, entregada y viviéndose y nosotros explicándoos qué pretendíamos en el proyecto y cómo fue el resultado, es inevitable sentir cierta melancolía.
Siempre decimos que la decisión de hacerse o personalizarse una vivienda es montarse en una montaña rusa emocional de colosales proporciones. Saberse honrados con la confianza para materializarlo, pilotar ese vagón, es una responsabilidad enorme a la que tenemos muchísimo respeto y sobre todo infinito agradecimiento.
Son meses muy intensos. Lo normal es que con las infografías 3D terminadas, la idea encajada todos queremos ya «tocar» el final, pero aún queda tiempo. Disfrutar, aprovechar y trabajar incansablemente esa segunda parte es fundamental. Es el momento del mimo, de perfilar en los detalles, de sentarse tantas veces como haga falta  y dar con los tiradores exactos a juego con las griferías o de poner en valor la tapicería de un sofá existente proponiendo exquisitos textiles a juego. Y eso se hace, sí, en equipo.

ELLOS OS LO CUENTAN



«La reforma integral de un piso de segunda mano con posibilidades para convertirlo en nuestro hogar era un desafío para el que queríamos contar con los mejores compañeros de viaje. Hacerlo único, funcional, sencillo y acogedor eran las premisas.
Tras mirar, preguntar y comparar, un breve encuentro con Jordi fue suficiente para descubrir que A54 eran el tipo de profesionales y de personas que queríamos se encargaran de llevar a cabo la reforma de la casa de nuestros sueños. Sinceridad, claridad, honradez y profesionalidad sus cartas de presentación.
Un equipo con mayúsculas, con Jordi, Mikel y Cristina presentes en nuestro día a día donde la pasión por lo que hacen y la empatía a la hora de llevarlo a cabo es de reconocer y agradecer. Saber que, además, siempre estaban ahí Marisa y Alessandro para cualquier necesidad que pudiéramos tener, una tranquilidad.
De justicia poner en valor la visión y la claridad de Jordi en la génesis del proyecto. El trato, la capacidad de coordinación y resolución de Mikel desde el primer y hasta el último día. Y, por supuesto, la delicadeza, criterio y gusto exquisito de Cristina en la elección de materiales, texturas, colores y mobiliario.
Adaptaron las sucesivas propuestas hasta conseguir un perfecto maridaje con nuestras premisas iniciales, asesorándonos y acompañándonos durante todo el proceso para atender con mimo cada detalle. Desde la nueva distribución que mejor se adaptara a nuestras necesidades presentes y futuras hasta la elección del mobiliario, pasando por todo lo que implica una reforma integral (elección y coordinación de gremios, electricidad, fontanería, carpintería, suelo, etc.).
Una vez finalizado el viaje, respiramos, descansamos y disfrutamos de un resultado que superó nuestras altas expectativas; sin poder evitar el volver la vista atrás para seguir igual o incluso más convencidos de que este camino lo hemos recorrido con los mejores compañeros de viaje posibles.
Gracias A54 de corazón por el camino. Gracias A54 de corazón por la casa de nuestros sueños.»